top of page
Buscar
  • Foto del escritorMPE

Soñar y Encarnar: Recordando los Fundamentos del programa educativo chileno "Escuela de Anticipación"

Las circunstancias de hoy me llevaron a escuchar las palabras del profesor Gabriel Castillo Inzulza, maestro chileno premio nacional de educación 1997, quien pasó la última etapa de su vida dedicado a conglomerar las voces de las esperanzas y sueños de profesores en ejercicio. Pese a que él físicamente ya no está con nosotros, dejó un valioso legado, el cual conocí gracias a mi profesor Dr. Francis Flores Castillo.


Don Gabriel Castillo Inzulza profesor de castellano y de latín, magister en educación y especialista en orientación educacional lideró el programa "Escuela de Anticipación".

Este programa promovía una trasformación educativa centrada en la responsabilidad social de formar firmes raíces educativas en todos los alumnos en la enseñanza básica, que les permitieran, en los otros niveles formativos, florecer como seres humanos dignos, es decir como personas que han sido capaces de definir una misión vital al servicio de las necesidades de la sociedad. A esta idea fundacional se le llamó "universalización de aprendizajes básicos".


Para lograr estos fines educativos, esta responsabilidad es compartida por profesores, alumnos y familias, los cuales se responsabilizan por cumplimiento de su rol dentro de la función educativa de la escuela, que como veíamos, pretende descubrir a el ser humano en potencia que hay dentro de cada uno.


Dicho programa en su primera versión fue puesto en marcha por el Ministerio de Educación en el año 1994 en algunas escuelas a lo largo de Chile, las cuales hasta la fecha han seguido perfeccionando dicha propuesta educativa. Las principales herramientas formativas de dicho programa fueron las "guías de aprendizaje" (tanto para alumnos como para profesores) que sintetizaban de manera original y didáctica los principios y fundamentos del programa y la figura de un facilitador de las actividades propuestas.


Para el profesor fundador del programa, formado con sólidos valores humanistas cristianos, que refleja claramente en su propuesta educativa, la calidad de la educación se define también mirando la sociedad en que están insertas las escuelas y no solo mirando su rendimiento Para él la calidad de la educación se observa en la posibilidad de que todos los habitantes de la sociedad vivan según su dignidad, y dice textual en la entrevista que comparto al final de este escrito:


"cuando logremos crear una sociedad en la que podamos estar ciertos de que toda persona que existe en esa sociedad está pudiendo vivir y actuar y pensar conforme a la dignidad de ser humano, y eso es perceptible, estamos en presencia en una sociedad educada" (Gabriel Castillo Inzulza) .


Fundamentado en estos principios pedagógicos, el programa "Escuela de Anticipación" fue adoptado por diversas escuelas del país en la década del 90, cuando comenzaba la reforma educativa en ese entonces, la cual veía como una gran puerta hacia el crecimiento educativo de la sociedad.


Así, el corazón la propuesta se basa en el entendimiento de que todo ser humano y en especial los que ejercen la docencia, tienden a separar la vida en dos partes: la vida de los sueños e ideales y la vida de lo real. Habitualmente, plantea él, lo real es un poco sórdido, ingrato lleno de límites y el mundo ideal es un mundo muy hermoso, pero lamentablemente lejano. En esta dualidad, el profesor aparece separado.


En el mundo ideal los profesores han imaginado que todos los alumnos aprenden, no solamente memorizan, aprenden cosas fundamentales, plantea, y no una mezcla de cosas fundamentales y secundarias, los alumnos aprenden disciplinas académicas como matemática e inglés, junto con el aprendizaje valórico al interior de cada asignatura. Finalmente, plantea, los profesores han imaginado que lo anterior ocurre en todos los alumnos y de un modo muy particular en los que más les cuesta aprender que son los más pobres.


En base a ello, expresa que la capacidad de soñar y de llevar a la práctica los sueños educativos es la capacidad fundamental que tiene que tener todo profesor que educa en las escuelas ubicadas en contextos sociales vulnerables.


Así el nombre "Escuela de Anticipación" se basa en la posibilidad que siempre ha tenido la escuela de encarnar o llevar a la práctica los sueños a través de la prácticas pedagógicas dentro del aula. Estas escuelas, plantea, existen actualmente y han existido siempre, se materializan en las clases de los profesores que son capaces de soñar y de materializar un mundo mejor desde la buena enseñanza de las materias de sus asignaturas que exige de parte de los alumnos valores educativos fundamentales como la disciplina, que se entiende como la capacidad de perseverar en los esfuerzos y la excelencia como la capacidad de dar los mejor de sí en el proceso.


Para el autor, anticipar es vivir día a día lo que se sueña disciplinadamente, con entrega, permitiendo de esa formar la unión del sueño educativo con la realidad o de llevar el sueño a la realidad.


Con todo, para entender bien la propuesta pienso ahora en un ejemplo práctico que refleje lo anterior y se me viene a la cabeza que si el sueño de una comunidad escolar es que todos los alumnos lean comprensivamente libros de interés, toda la comunidad, es decir profesores, asistentes de la educación, apoderados son capaces de leer libros de interés. De esta forma la comunidad encarna y modela el cambio o sueño que quiere lograr, y el alumno lee.


Para finalizar quiero expresar que quise escribir y compartir estas palabras dado que resuenan en mi persona y porque siento que hora es tiempo de soñar y de encarnar, más que de quejarse y de criticar.


Dr. Soledad Castro Castro

Profesora Investigadora


A continuación la entrevista completa a el profesor Gabriel Castillo Inzulza




15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page