top of page
Buscar
  • Foto del escritorMPE

Los Fines Educativos de la Nueva Constitución (propuesta) y Algunas Cuestiones importantes

Actualizado: 2 sept 2022

Estamos en un contexto de cambio, donde lo establecido, debido a las nuevas necesidades socioculturales, está siendo trasformado. Los caminos de trasformación no son fáciles de emprender, dado que lo desconocido genera duda y desconfianza, sin embargo, lo cierto es que para avanzar es necesario trasformar.


Las dudas en este aspecto son naturales, y a la vez son esenciales para avanzar "seguros", puesto que sus respuestas son los insumos clave que construyen dicha trasformación. Así, en este artículo nos planteamos algunas preguntas fundamentales, cuyas respuestas pensamos deben desarrollarse seriamente para que logren el efecto esperado, es decir, sin ideales políticos como sine qua non o criterio de seriedad.


¿Cuáles son las preguntas fundamentales que nos permitirán desarrollar las respuestas como insumos clave para construir la educación chilena desde XXI?

La experiencia y la investigación en educación nos dice que el desarrollo de aquello requiere de un “zoom cuántico“, es decir más profundo de lo conocido, que permita primero conocer y meditar respecto a los sentidos u objetivos principales de la nueva educación, para luego triangular con las condiciones en terreno para su logro.

Considerando que se continúa por el camino de la trasformación iniciado en octubre 2019, la primera pregunta importarte según nuestro juicio es ¿Cuáles son los fines educativos de la educación propuesta en la nueva constitución?. Respondiendo lo anterior, se establecen como objetivos o fines pedagógicos/educativos, los siguientes.


1.- Fines de la Educación de la nueva Constitución (propuesta):


Se definen en el artículo 35; 3 los fines de la educación, dentro de aquellos hay puntos totalmente innovadores, podríamos decir cargados de principios valóricos globales para la generación de una nueva conciencia planetaria de buena convivencia. Así, este sentido educativo requiere de una gran trasformación sociocultural para que alcancemos a ver algunos de sus frutos, los cuales apuntan fundamentalmente al desarrollo personal en sociedad en convivencia con la naturaleza, es decir al desarrollo de nuevos valores y actitudes sociales y medio ambientales, lo cual propende también generar una nueva conciencia socioeducativa. Estos valores, no está demás decir, se entienden como un complemento de los fines cognitivos tradicionales para el desarrollo del pensamiento en las escuelas, pues estos son la base de todo proceso educativo.

A continuación se presentan los fines educativos propuestas para la nueva educación.


-Bien Común

-Respeto a los derechos humanos y a la naturaleza

-Conciencia ecológica

-Convivencia democrática entre los pueblos

-Prevención de la violencia y la discriminación


2.- La construcción de una cultura de colaboración como motor de la trasformación socioeducativa


Dicha trasformación cultural necesitará como todo lo anterior de seriedad, es decir de la capacidad de altura de miras (metaposición/metaposición) que nos permita salir de egocentrismos políticos y personales, con una mirada ética y de servicio, dado que la lógica de alcance de dichos fines nos dice que va a ser imperativo establecer lazos de apoyos entre las organizaciones educativas y las organizaciones de la sociedad civil, es decir colaboración.

Se entiende que ésta, no solamente se llevará a la práctica a través de donaciones de recursos monetarios para construir espacios educativos, sino que en gran parte esa vinculación deberá configurarse para establecer lazos de apoyo pedagógicos, es decir que permitan complementar los procesos educativos en otros espacios de desarrollo social. En dicho sentido, se entiende que el desarrollo de los fines educativos será distribuido tanto en las organizaciones educativas como en otras organizaciones de la sociedad civil, y aquí surge, según nuestro punto de vista un grupo de cuestiones importantes:


-¿Cómo se pueden generar y enriquecer esos lazos?

-¿Cuál será la participación de las escuelas en el desarrollo de los fines educativos?

-¿Cuál será la participación de las otras organizaciones de la sociedad civil?

-¿Qué organizaciones de la sociedad civil debiesen apoyar a las organizaciones educativas en el desarrollo de estos nuevos fines educativos? ¿Cómo las apoyarán?

-¿Qué recursos se necesitarán en las escuelas para el desarrollo de dicha participación?

-¿Qué beneficios tendrán las organizaciones de la sociedad civil que participen del desarrollo de dichos procesos educativos?

-¿Cómo se evaluará el logro de dichos fines a nivel del sistema escolar, cuáles serán los criterios para determinar el” éxito social “en ese sentido?

-¿Qué condiciones son importantes que tengan las escuelas para comenzar dichos procesos educativos?


3.- Desarrollo del Bien Común como el fin educativo primordial


Las respuestas a las preguntas anteriores servirán también para aclarar las definiciones respecto cada uno de los fines declarados, lo cual también será esencial para el desarrollo de los procesos de liderazgo y gestión estratégica que permitan efectivamente su logro.

Por ejemplo el Bien Común. Se entiende que dicho sentido educativo es primordial, de hecho abre la lista de los fines educativos, y puede también comprenderse como la base lógica de la sociedad que se quiere construir con la nueva constitución, y en razón de aquello se plantea otro grupo de preguntas:

-¿Cómo construirnos un plan estratégico educativo nacional para el desarrollo del Bien Común?

-¿Qué acción/acciones haremos en el corto plazo para su logro? ¿Qué es lo primero que hay que hacer? ¿qué hay que hacer en el mediano y largo plazo?

-¿Qué tenemos que conservar y qué tenemos que cambiar en las escuelas y la sociedad (creencias, percepciones, ideales), para desarrollo de este Bien Común?


Partimos de la premisa o suponemos que las respuestas a estas cuestiones, al igual que los fines/desafíos requieren, de innovación, lo que aquí entendemos por romper los esquemas de lo que hemos pensado y hecho hasta ahora. Buscar otra ruta de intervención, pensar en serio en las características que tendrán los desafíos para desde ahí pensar en los planes de acción, los cuales deben ir en coherencia.


Así, y a manera de cierre, pensamos que el futuro plan educativo nacional desarrollado a nivel de sistema , el cual se entiende como un deber primordial e ineludible del Estado, podrá responder adecuadamente a los nuevos fines educativos propuestos, desarrollando un diseño pensado e implementado de manera seria, innovadora, coherente y responsable ¿Por dónde comenzaremos para lograr aquello?


Soledad Castro Castro

Profesora e Investigadora

Fundación Mujeres por la Educación (MPE)

Valparaíso



Fotografía: Escuela Industrial Guillermo Richard Cuevas de San Felipe, en el contexto de la Investigación Fondecyt, Liderazgo Distribuido y Cultura de Colaboración en Educación Media Técnico Profesional

36 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page