top of page
Buscar
  • Foto del escritorMPE

Espiritualidad y Emocionalidad como saberes claves para la trasformación educativa post-COVID 19

Actualizado: 30 abr 2021

Desde hace un tiempo la sociedad y los seres humanos que la conforman, están siendo parte de un proceso de tensión y desgaste multidimensional mundial profundo, el cual se ha tornado visible a través de las dramáticas consecuencias de la sobreexplotación de los recursos naturales de la tierra; y más recientemente, a través de las nefastas consecuencias de la pandemia que estamos vivenciando, la cual ha traído miles de muertes de seres humanos en todo el mundo. Este hecho ha sido un hito de incalculable valor, que ha tenido la capacidad de mostrarnos la necesidad de trasformar el estilo de vida que como seres humanos hemos llevado hasta ahora en nuestra casa común (Laudato Si, 2015). Dichas consecuencias no deseadas y desafortunadas, han venido acompañadas también de una oportunidad única de movilizar la habilidad de «metaposición cognitiva individual» (Fernández, 2015) que ha permitido, a quienes se sienten llamados trasformar el mundo, a observar, valorar, corregir, aprender y avanzar a niveles de desarrollo más integrados, generando así un proceso de toma de conciencia a nivel personal. Esta toma de conciencia personal, que de igual forma ha sido consecuencia de esta pandemia, es nuestra esperanza para trasformar, mejorar y sanar el mundo.


Asimismo, la pandemia por la cual estamos transitando, nos ha dado la oportunidad de ver y comprender el valor que tiene la educación en la concientización para la trasformación personal y social, no obstante así, nos hemos dado cuenta además, que las condiciones y los requerimientos del sistema escolar actual nos encaminan entre más sombras que luces hacia esos fines; sin embargo, el contexto incierto actual, ha sido capaz de iluminar la necesidad de adaptar los fines educativos del sistema escolar al nuevo escenario que demanda de una transformación basada en un «equilibrio de saberes» que tengan como foco el «florecimiento personal».


Por tanto así, surge el desafío de fortalecer y sistematizar dentro de las comunidades educativas procesos pedagógicos transversales que integren saberes emocionales y espirituales. La práctica de estos saberes en escenarios de crisis e incertidumbre, se transforma en un poderoso agente protector de la salud mental y del bienestar general, además potencian el florecimiento humano y social, pues facilitan el despliegue de todo el potencial personal para ponerlo al servicio de la sociedad (Nussbaum, 2008).


Al respecto, se hace necesario que dichos procesos educativos se fundamenten en metodologías y didácticas que pongan en práctica dichos saberes, no tan solo en los espacios educativos formales organizados por las escuelas, sino que éstos logren traspasar a los espacios de la vida cotidiana de la “persona alumno-docente-asistente de la educación” que forman parte de éstas. En efecto, las comunidades educativas estarían relevando a la persona que es sujeto del aprendizaje (Pérez y Ahedo, 2020) y también a las personas que son sujetos de la enseñanza. En este sentido, la Fundación Mujeres por la Educación pone al servicio de este propósito su Proyecto AME (Aprendizajes Mentales Emocionales), el cual con un enfoque mixto de diseño secuencial socioconstructivo, pretende promover la salud mental y el bienestar de los integrantes de las comunidades educativas instalando prácticas de gestión pedagógica centradas en el área socioemocional generando capacidades profesionales en este ámbito. Con este proyecto, invitamos a las comunidades educativas a la reflexión y a la acción educativa para la formación de un ser humano auténtico e íntegro.


Dra. Soledad Castro C.

Fundación Mujeres por la Educación

Referencias Bibliográficas:

-Fernández (2015). Felicidad Organizacional. Ediciones B, Santiago.

-Beneite Martí, J. (2013). Fraternidad cósmica y metajusticia. Coordenadas necesarias para la justicia intergeneracional. En: Bioética, Neuroética, Libertad y Justicia (Eds), Compares. Granada.

-Nussbaum, M. (2008). Paisajes del pensamiento: la inteligencia de las emociones. Paidós.

-Pérez Guerrero, J., Ahedo Ruiz J. (2020). La educación personalizada según García Hoz. Revista Complutense de Educación, 31 (2), 153-161.







49 visualizaciones0 comentarios
bottom of page